Alcalde tiene miedo, ¡que se vaya!: Jorge Valdez

 

Por: Demis Santana

Las declaraciones del Alcalde, Agustín Méndez Cantú, de tener miedo, ante la situación de extrema violencia que ha imperado en la Capital, levantaron escozor en algunos legisladores; “que se vaya” exigió Jorge Valdez Vargas Diputado local.

En entrevista, dijo que si la primera autoridad de nuestra ciudad, que es el encargado de representarnos ante las autoridades de otros niveles de gobierno, tienen miedo, es mejor que se vaya.

“Entonces, ¿en manos de quién estamos?” cuestionó.

Dijo que estos comentarios son  una patada al dolor de las familias, independientemente  de si se trata de familias de mismos delincuentes; la cuestión es que se están asesinando a niño , y lo peor, las autoridades están calladas.

“Y con esta situación, viene el Alcalde, Agustín Méndez Cantú, a declara que es humano, y que ¡tiene miedo!, pues en manos de ¿quién estamos?.

Ojalá los diputados, sobre todos los priistas, tengan pantalones y se los fajen para exigir la renuncia de Fernando Méndez, porque de ser así las cosas, yo creo que están como Carlos Morris Torre, que no sabe qué es el Estado de Derecho” expresó con cierto sarcasmo.

Por otra parte, Valdez Vargas instó a las autoridades a trabajar para que la Marina Armada de México, regrese y que pongan un comisionado porque son en quienes realmente confían los tamaulipecos.

“La marina debe regresas, se debe poner un comisionado para que realmente se tengan los efectos esperados” asintió.

En lo que va del sexenio, Tamaulipas ha derrochado 18 mil millones de pesos, oficialmente, en cuestiones de Seguridad Pública; desde capacitaciones, hasta trabajos de inteligencia, que hasta ahora, de acuerdo a la situación que se vive, han servido para nada.

Actualmente, la Ciudad se encuentra en el punto más álgido de la guerra entre bandas rivales del crimen organizado, en que se ha visto sumida la Capital  desde el 2010, y a meses de que culmine el sexenio, las bandas rompieran el pacto no escrito de no agresión a las familias, dando paso a reales masacres de mujeres y niños, lo que ha proyectado a Victoria, a estar entre las 54 ciudades más violentas del mundo.