ESTADOS UNIDOS.- Furioso luego de que no se le marcó una supuesta falta mientras avanzaba hacia la cesta, James fue expulsado por primera vez en su ilustre carrera, en el tercer cuarto del encuentro que Cleveland ganó el martes 108-97 al Heat de Miami.

Love anotó 32 de sus 38 puntos en la primera mitad y James añadió 21, para que los Cavs estiraran a nueve su racha de victorias más larga desde 2015.

Cuando Cleveland ganaba por 23 puntos, James corrió de un extremo a otro de la cancha y recibió un contacto de James Johnson y Dion Waiters. Al no escuchar el silbato, el astro gritó e hizo un gesto hacia el árbitro Kane Fitzgerald, quien le marcó dos faltas técnicas y le indicó al tricampeón de la NBA que debía marcharse a 1:59 minutos de que terminara el tercer periodo.

Fue su primera expulsión en 1.082 encuentros de por vida en la NBA. James aseguró que jamás lo habían echado en otra categoría, desde que comenzó a jugar basquetbol como niño en Akron.

“En esa jugada particular, me cometieron faltas durante todo el trecho que avancé por la cancha, desde que le quité el balón (a Johnson) hasta que salté hacia el aro. Así que eso fue lo que pasó”, comentó. “dije lo que tenía que decir y traté de concentrarme en lo siguiente. Pero él (Fitzgerald) pensó que debía recibir dos faltas técnicas, y ya está… Nos llevamos el triunfo y eso fue lo más importante.

Desde hace tiempo, James se ha quejado de que no le marcan faltas cerca del canasto. Sugirió que su exabrupto pudo obedecer a la frustración acumulada.

“Soy uno de los líderes de la liga en puntos sobre la pintura”, comentó. “Me cuelo a la cesta más que nadie. En este momento es casi como si trataran de convertirme en un tirador desde el perímetro. No puedo serlo. No lo soy”.