La Talacha / Los nervios de los morenistas

El plan anti-AMLO está en marcha. El objetivo es acortar los 13 puntos que trae de ventaja sobre el PAN y el PRI. Para mediados de febrero, la distancia entre ellos debe estar entre siete y ocho puntos, de ahí que la ofensiva contra el tabasqueño empezó el mismo día que José Antonio Meade fue destapado como abanderado priista.

Sin embargo, por el lado de Morena, incluso en los mismos Pinos, coinciden que si para esa fecha, Andrés Manuel se mantiene con la ventaja de ahora, entonces, va a ser imposible que lo detengan y serán otros los escenarios los que estarían revisándose por parte de la “mafia del poder” que no está dispuesta a entregarle el poder al Peje.

Hay señales que apuntan hacia un descarrilamiento de AMLO, como el nerviosismo del empresario regiomontano Alfonso Romo, su operador y asesor financiero que empezó a ver que muchos hombres del dinero que a principios del 2017 se arrimaron y tuvieron acercamientos con López Obrador, hoy se están retirando; ya no van a las reuniones que se les convoca. Otro ejemplo es la encerrona que tuvo Ricardo Monreal en Los Pinos con el presidente Peña Nieto, y el encuentro de éste con Manlio Fabio Beltrones que ya empieza a hacerse público, y que no pocos empiezan a ver al zacatecano como el caballo de Troya en el equipo de Andrés Manuel. Y el último caso, es el desliz del Peje que puso en la agenda la posible amnistía a los delincuentes para pacificar el país, que obligó a salir a los secretarios de la Sedena y la Marina a cuestionar el pronunciamiento del líder de Morena. Estas tres muestras, hablan de que el
cuadro se le empieza a descomponer al Peje.

Todos los empresarios que cuestionaron todo el sexenio a Peña Nieto y sus escándalos de corrupción, están cambiando de opinión a partir del destape de José Antonio Meade; el sector empresarial ve a Meade alejado de EPN y están decididos a apostar por él y no por Andrés Manuel con quien coquetearon al principio. Aunado a eso, se ha puesto en marcha toda la maquinaria del Estado, que de la mano de los actores políticos de oposición están decididos a
hacer comparsa para desinflar el proyecto de Morena y su gallo, quien ya dejó ver su nerviosismo y comenzó hablar de un fraude electoral.

En el terreno estatal, Morena y los lopezobradoristas, también andan preocupados, pues la euforia que vivieron a finales del 2016, en donde algunas figuras del priismo se fueron a sus filas, ya no es la misma. Los pleitos y las zancadillas entre morenistas y advenedizos arrecieron y se olvidaron por construir una estructura electoral que compita con el PAN y el PRI en las elecciones del 2018. Se consumieron en pleitos y hoy deambulan sin brújula. Más aun cuando ya se decidió que el reynosense José Ramón Gómez Leal “JR” sea el candidato al senado por Morena y no Héctor Garza ‘El Guasón’, como muchos creían.

En suma, Morena y AMLO transitan desde ahora por un camino pantanoso; todos los enemigos y adversarios se han formado para evitar que siga creciendo; las campañas de lodo van a ser poca cosa para lo que enfrentarán. Eso sí, si sobreviven al vendaval más allá de febrero o marzo, ¡Cuidado!: no habrá poder que los frene y se enfilarán directo a Los Pinos. En Tamaulipas, mientras tanto, van a sobrevivir los más vivos, por no decir, lo más vivales. Si Morena resiste a la guerra que se le viene encima en los próximos 120 días, estará del otro lado. Si no, a la chingada, como dice él, en el documental que le armó Epigmenio Ibarra.

Talachazos
APUNTA JAVO PARA EL MANTE.- Después de que fue alcalde y diputado por Mante, Javier Villarreal Terán, cada vez que se aproxima una elección aparece su nombre, ya sea para bien o para mal, pero siempre está presente. Hoy, no es la excepción, con la diferencia de que Javo esta vez ha decidido levantar la mano para ir por el PRI como candidato a diputado federal. El PAN está en el gobierno municipal, pero se ve fragmentado y las bases priistas sólo necesitan de un buen candidato para volver a ser la opción electoral en el Mante, y a eso le apuesta Javo que está convencido que el PRI no gana solo y debe buscar todas las alianzas posibles para salir adelante en esta elección.

Javo tiene oficio y tiene vigencia política en Mante, y si no hay imponderables, y los acuerdos nacionales se dan, puede ser candidato a diputado federal por ese distrito que se empanizó desde hace más de una década.