Cd. Victoria.- Corría el 6 de octubre de 2016. En entrevista poco antes de iniciar la ceremonia del 266 aniversario de la fundación de Victoria, el edil afirmó que lo más importante es la transparencia de la función pública.

Refirió que al igual que él, ya instruyó a los directores de cada dependencia municipal para que la cumplan para hacer un gobierno transparente y que le responda a la ciudadanía.

“La vamos hacer presentar y todos los servidores públicos del ayuntamiento…no tengo un plazo (3 de 3)…he instruido a mi gente y tengo que presentar mi declaración patrimonial 30 días y posterior haré publica la 3 de tres”, señaló.

Estamos en 2018 y la declaración patrimonial se mantiene como privada, ya que el Alcalde decidió reservarse el derecho de dar a conocer sus propiedades y sus montos monetarios.

Cero de tres

La 3 de tres tampoco fue presentada por al Alcalde de Ciudad Victoria, que se encuentra sumido en una lluvia de perspicacias acerca del inexplicable crecimiento de su fortuna personal tras ser tesorero de Eugenio Hernández Flores, gobernador de Tamaulipas de 2005 al 2010 y actualmente recluido en el Penal de Ciudad Victoria, acusado en Tamaulipas por peculado y con un proceso pendiente ante la justicia texana por el delito de lavado de dinero, al igual que su aún esposa Adriana González Lozano.

González Lozano enfrenta cargos por lavado de dinero. En la acusación criminal C-17-146, radicada en la Corte del Distrito Sur de Texas, con sede en Corpus, Christi, el Fiscal Kenneth Magidson, señaló a Roca Pérez de delitos como Transportar, transmitir y transferir, así como intentar transportar, transmitir y transferir instrumentos monetarios y fondos que involucren el producto de una actividad ilícita.

A Mónica Roca, que después del sexenio de Hernández Flores era una conocida socialité de la sociedad regiomontana, le fue confiscada una mansión ubicada en el exclusivo fraccionamiento Del Lago, en McAllen, Texas. Se trata del lote 22, en la avenida E. Francisca, número 801, ubicación que también fue usada algunas veces por Adriana González Lozano.

También están en disputa de 800 mil dólares, unos 15.6 millones de pesos al tipo de cambio actual (19.55 pesos por dólar).

Versiones insisten que dichos recursos no pudieron salir del erario sin la firma del entonces secretario de Finanzas, Oscar Almaraz, quien habita una mansión de 30 millones de pesos y cuyos negocios personales se limitan a la extinta Burgerland, un pequeño negocio de tortas y hamburguesas de 60 metros cuadrados, que mutó al Lujoso restaurant La Corte, señalado de no dar las prestaciones de ley a sus empleados.

Aníbal Muñiz Silva / Canal Ciudadano / Cambio.Press