CONTRA LA MAQUINA / “Ni eso saben hacer bien” Pepe Cárdenas.

La vida es una comedia negra, insípida, y careciente de nombre.
La gente suele decir que la belleza de las personas, está en los detalles; yo pienso que deberían conocer a José “Pepe” Cárdenas Castillejos.
Victoria sufrió este día un episodio fuerte en la guerra política que se vive entre las potencias que se disputan las candidaturas.
Varios jóvenes del CBTis 119, que el cúmulo priista señala que pertenecen al Partido Movimiento Ciudadano, denunciaron públicamente ser forzados a participar en eventos proselitistas del PRI, precisamente de Óscar Almaraz Smer, y Alejandra Cárdenas Castillejo; ambos aspirantes, uno a la Alcaldía por reelección, y la segunda, por la Diputación del V Distrito.

La cosa es que trataron de politizar la situación, con el argumento de que fue impulsada desde mentes siniestras, tildando principalmente a Mario Ramos, contendiente de Alejandra Cárdenas por parte del Partido Movimiento Ciudadano.
Y no es que lo defienda; los priistas podrían tener razón, pero pienso que a ¿qué católico le agradaría ser inducido u obligado a participar en eventos evangélicos?
Bajo esta mecánica, el PRI trató de lavarse las manos y justificarse.
Podría tener, y no, la razón.
La cuestión es que, dado el escándalo, Ambrosio Ramírez Picasso –que pienso, debería ser él, el aspirante a la diputación y no Alejandra Cárdenas; ha trabajado más por el PRI pero creo, conoce su papel de sirviente- tildó y señaló a Mario Ramos de armar todo este show para mover la balanza a su favor.
Mientras eran peras o manzanas, “Pepe” Cárdenas apresuró a compartir la publicación, fusilada desde el reconocido portal CNTamaulipas.
Su comentario fue “Ni eso saben hacer bien”.
Pienso que tiene razón, es una afirmación cínica, fría, dura, maquiavélica, y siniestra.
El PRI conoce todas estas artimañas, se las sabe de todas formas, olores, colores y sabores para retener el poder a como dé lugar.
De eso fue víctima mi entrañable amigo, Guillermo Vizcaíno, que fue brutalmente golpeado frente a su sus hijos, su familia, a las puertas de su casa, por personas armadas, luego de dar una aguerrida lucha mediática en redes sociales en pro de sacar al partido tricolor del poder.
Tiene toda la razón José Cárdenas Castillejo; son unos novatos.
Para preservar a la familia en la ubre presupuestal, se vale de todo.
Por azares del destino, estuve en el momento exacto, a la hora exacta, en que el Ingeniero, Enrique Cárdenas del Avellano explotó furioso en el Comité Directivo Municipal del PRI, porque Egidio Torre Cantú, le había apoyado con 700 mil pesos para la campaña que emprendía por la diputación federal que se echó a la bolsa en ese 2014.
“Hijo de su puta madre”, exclamó airado contra el ex gobernador, Egidio Torre Cantú, si mi memoria no me falla –no creo que me llegara a fallar con tales palabrotas-
Desde ahí, “Pepe” Cárdenas se convirtió en el principal corruptor; traficante de influencias del Clan Cárdenas.
Con todo el poderío económico de la familia, se negaron a invertir de sus bolsillos, ya una cultura entre ellos, y fue el pueblo quien pagó su campaña en el 2014.
“Pepe” habló con el corruptísimo Alcalde, Miguel Ángel González Salum en busca de apoyos.
¿Qué creen?
Salum les extendió 10 millones de pesos que no salieron de su bolsa; ya usted adivinará de dónde salieron, caro lector, porque muchos apoyos sociales no llegaron ese mes a la clase jodida.
Enrique Cárdenas ganó, y ¿qué creen nuevamente?
Era su segunda ocasión como Diputado federal, e hizo nuevamente, nada.
José Cárdenas Castillejo amarró relaciones en México, nexos con la clase política nacional priista.
La más grande hazaña es el poder extranatural de convocatoria que logró junto a Miguel Ángel González Salum. Reñida la contienda por el V Distrito, González Salum ganó, y Pepe quedó como suplente.
La votación fue histórica; todos votaron por Miguel Ángel González Salum en Hidalgo, Padilla, Güemez, y hablo del padrón de votantes completo, incluyendo personas desaparecidas, víctimas de la violencia, de la guerra entre los carteles de la droga.
¿Cómo lograron esos niveles de corrupción?
Ni idea, solo sabemos que las relaciones de los Cárdenas con la gente de Hidalgo, estabas en su punto más álgido.
Pepe lo sabe, y tiene razón con la situación del CBTis 119; hablando de artimañas y trucaje, los demás partidos “ni eso saben hacer bien”.