Radicales Libres / Tamaulipas, terreno vedado para AMLO

Hace meses, fue viral un evento donde Andrés Manuel López Obrador habló ante gente de Jaumave.
Parecía retrato de aquella vieja canción…
“En la plaza vacía, nada vendía el vendedor y aunque nada vendía, no de apagaba nunca su voz”.
Pocas decenas de personas acudieron a escuchar el llamado del Peje. Fue la única vez que estuvo Ricardo Quintanilla enfundado en la casaca de Morena.
A los pocos días cambió el chaleco guinda por la cachucha naranja.
Se pasó a Movimiento Ciudadano y compite ahora por la alcaldía de la primaveral localidad.
Supo que Morena en Jaumave estaba muerto.
Y de poco sirven las arengas de los afines a Morena. En Tamaulipas nadamás no prende.
Si bien es cierto que cuenta con candidatos competitivos como José Ramón Gómez Leal -el JR- en Reynosa o Lalo Gattás en Victoria, ambos con amplias posibilidades de triunfo, en otros municipios Morena sirve para maldita la cosa.
El evento en El Mante donde tuvo buen recibimiento, más no una asistencia masiva, se vio empañado por figuras nefastas para los de la Zona Temporalera. Puros expriístas acompañaban a AMLO en el templete.
Héctor López, secretario de Salud de Yarrington y de tristes recuerdos como alcalde de Mante por el PRI, salió a saludar de manera forzada. Al igual que el neolaredense Héctor Garza, otro pillo prófugo del tricolor. El único medianamente bien librado fue Américo Villarreal Anaya, que lució relajado, reflejo de su segundo lugar en las encuestas que le garantiza la entrada al Senado.
En Madero las cosas no fueron mejores.
Adrián Oseguera que cacarea a los cuatro vientos el músculo petrolero, apenas y le juntó un par de miles de personas en Playa Miramar.
Y eso siendo benévolos.
Rebobinando unas cinco semanas atrás; Gokú metió 15 mil almas en ese mismo espacio, generando en un fin de semana muerto ingresos millonarios para los residentes del municipio. La plana de los guindas fue patética el día de hoy. De ese tamaño ha sido el engaño de los Morenos de Madero hacia López Obrador.

Jiribilla
Andrés Zorrilla ha de estar la mar de contento por el bodrio del día de hoy. Después de tantos dimes y diretes, el músculo del Saiyajin del Sur sigue intacto, mientras las huestes de Oseguera rumiaban a temprana hora que había un boicot al evento, pretexto que seguro usaron como “barra” con su Pastor.