Contra la Máquina / Alejandro Guevara Cobos; un momento de gloria

No entiendo qué busca Alejandro Guevara Cobos en el SENADO; corrijo, sí sé, dinero y poder.
Me viene este tema a la cabeza porque ayer construyó un momento de gloria en un evento en La Salle que plasmó en video, en el que denigraba las acciones del Partido Acción Nacional.
Y sí, tiene razón.
El PAN se trae un total caos en la integración y organización de sus eventos proselitistas, y el mantense lo aprovechó bien aunque no salió bien librado.
La cuestión, es que fue captado chasqueando los dedos muy groseramente a los jóvenes que conformaban la comitiva que lo acompañaron al evento.
Ellos se apresuraron a grabar el video que filtró desde sus redes sociales en el que él promete, NO desairar a los jóvenes.
La situación me arrancó desde lo más profundo del alma, un “Hazme el Rechingado Favor”.
Y es que, al ser increpado por uno de los reporteros urbanos más activos actualmente, Osberto Vera, en relación al porqué le “tronó” de esa manera los dedos a los jóvenes que lo acompañaba, balbuceó y se molestó al grado de expresar algunos gestos desagradables hacia los jóvenes.
Ya saldrá el video de esa situación.
La cosa, comenta Osberto, es que al final, Alejandro le comentó que espera llegar completo a la próxima entrevista, refiriéndose al accidente que causó en el 15 Guerrero momentos antes.
¡Claro!, el ex diputado participó en esa colisión, y de seguir negándolo se convierte en un mentiroso, aunque eso ya se sabe.
¡De esto tengo pruebas muy sólidas!
Alejandro bajó de la flamante camioneta Ford Expedition tres maletas negras que aparentemente pesaban, las metió a la casa donde pidió refugio, y esperó a que su guardaespaldas arreglara rápido su situación; posteriormente se retiraron luego de “arreglar” al operador del transporte público.
Respecto a las maletas, la situación generó cierto temor a los residentes de esa casa porque se veían pesadas; “no vaya a traer armas o estén repletas de dinero”.
Ni hablar.
Pero volviendo al tema de Guevara Cobos, ahora la ve muy difícil.
No existe un Cavazos Lerma que se le atraviese y le quite de las manos un puesto en el SENADO como ocurrió en el 2014.
Y hablando bien del tema, yo pienso que si los panistas desairaron a los jóvenes, qué decir de Alejandro a los mantenses.
Son años, años, y más años de sufrir a Alejandro como un parásito del sistema.
La cosa es que nada ha cambiado en El Mante durante su gestión, a través de los distintos cargos de representación popular por todo ese distrito.
Lo peor es que ahí creció y se desarrolló políticamente.
La Ciudad está mucho peor que antes, atestada de delincuentes que se matan por las calles sin ningún tipo de freno.
Lo negro de la situación, es que se jacta de ser y tener mucha relación con los militares, y si de ser cierto, ni tantita ayuda le pudo conseguir a su comunidad.
Qué decir de la vida económica, si las cuotas y extorsiones siguen al orden del día.
Ni tantito cambió El Mante para bien.
Por ello, es absurdo que con este antecedente, Alejandro piensa pedir el voto para ser senador.
Es una patada a la lógica.
Quizá piense que los tamaulipecos sigan siendo ignorantes.
En lo personal, pienso que este tipo de políticos debe ser desterrado ya de la función pública, y del presupuesto.
El PRI, por el bienestar común debe ser extirpado como firma política no solo de Tamaulipas, sino de todo México.
Ha sido mucho el daño causado; y no lo digo yo, lo dicen los bolsillos de 60 millones de mexicanos.
Cualquier fórmula partidista, será más productiva.
En fin.

Hasta la próxima.