Radicales Libres / El deslinde del Wero

El PAN en Ciudad Victoria nada más no despega.
El experimento de imponer a Xicoténcatl González Uresti, antes candidato independiente a la alcaldía, como abanderado de Acción Nacional está resultando en microfracturas internas en el andamiaje albiazul.
El PRI de Oscar Almaraz lo está aquilatando en este momento y ha intensificado su cobertura territorial. De manera similar el “otro” candidato, Eduardo Gattás de Morena, saca su ADN priísta y realiza labores propias.
Pero quienes se dieron cuenta primero fueron los operadores de Movimiento Ciudadano, que decidieron arropar a su candidato, Mario Ramos e invadir prácticamente todos los rincones de la capital a fin de captar simpatías. Los naranjas movieron las piezas antes al iniciar el despliegue por el municipio, es decir, desde el arranque mismo de la campaña federal.
Les quedó claro que esperar a hacer fórmula con Xico sería un error de proporciones catastróficas, por lo que se adelantaron al calendario local y si bien comparten agendas con el galeno, no es un equipo amalgamado.
Por otra parte, la facción independiente de Xico –que lo acompañó en su candidatura en 2016- se encuentra funcionando a tope, aunque la realidad es que la inAcción Nacional estaría afectando a los dos candidatos frentistas, por lo que tomaron cartas en el asunto tan pronto dieron los banderazos de arranque.
En una sola palabra, están juntos, pero no revueltos.
El colmillo de los jóvenes operadores naranjas y su estructura, les dieron un envión de ventaja, misma que pretenden intensificar durante los días que restan de campaña. No saben depender de apoyos externos y se podría decir que hasta se sienten raros con el hándicap a favor, dado que siempre están acostumbrados a remar contra corriente, por lo que no se duermen en sus laureles ya que conforme avancen los días el crecimiento de las huestes morenistas y tricolores apretarán una elección donde es determinante el destino que vayan a tener los municipios del Norte del V Distrito.

Jiribilla
Si las tendencias siguen como hasta ahora, del triunvirato PAN-PRI-PRD sólo sobreviviría Acción Nacional. Morena y Movimiento Ciudadano emergerán como nuevas fuerzas vivas dominantes en la geografía nacional. Aunque a muchos les moleste y les duela, Morena tomará el lugar del PRI –el viejo PRI- con todas sus prácticas antidemocráticas y sus mañas, dedazo incluido. Movimiento Ciudadano, por su parte, dará frescura en prácticamente todos los distritos que gane. Figuras como Dante Delgado, Enrique Alfaro e incluso Gustavo Cárdenas saben que sus días como activos del partido están por terminar, enfocándose máxime a guías morales de la nueva camada de jóvenes políticos encabezada por cuadros como Samuel García y Luis Donaldo Colosio Riojas darán de que hablar en la escena nacional. Esto no termina para los naranjas el 2 de julio; para ellos apenas empieza.