Matamoros.- Fallaron los famosos aguaceros de mayo, toda vez que las lluvias que se esperaban en este mes fueron mínimas, puesto que solamente un día llegó a registrase una, que dejó en algunos sectores entre 2 y 3 pulgadas de agua y en otros nada, por lo que muchos ganaderos de la región tienen temor que la falta de agua en sus ranchos pueda causar que algunos animales mueran, una vez que entre la canícula y los calores sean más extenuantes, dijo Javier Treviño.

El ganadero de la región manifestó que el año pasado resintieron la muerte de alrededor de 360 cabezas de ganado vacuno y si no les llueve pronto y suficiente, pudieran tener nuevamente este problema durante la temporada de intenso calor y falta de agua.

Reconoció que muchos productores pecuarios solventan la falta de agua de lluvia llevando el vital líquido en pipas de hasta 30 mil litros, pero les resulta un gasto excesivo, sobre todo para los que llegan a tener más de 150 cabezas de ganado mayor.

Señaló que en estos momentos en algunos ranchos se tuvo un cierto paliativo, pues la lluvia registrada hace algunos días dejó unas 2 ó 3 pulgadas de agua que alcanzaron a proveer del vital líquido a algunos aguajes que no estaban secos, pero dijo que las altas temperaturas apenas comienza a registrarse y todavía falta la temporada más candente del año.