Cd. Victoria.- Con un evidente retraso, las 100 plazas prometidas a Tamaulipas serán otorgadas posiblemente después del primero de Julio, cuando concluya el proceso electoral sostuvo Juan Guillermo Mansur Arzola, delegado del ISSSTE en el estado, quien aclaró que el déficit de plazas médicas y enfermería sigue siendo muy alto son más de 500 las que se necesitan.
Dijo desconocer los motivos, por los cuales no se han asignado las plazas, sin embargo hasta este momento no han llegado y pienso que van a llegar hasta después de las elecciones, para no afectar de ninguna manera el proceso electoral y que no se preste a malas interpretaciones.
Nosotros no estamos al cien por ciento enterados por qué fueron retrasadas las plazas, pero seguramente pasando el uno de julio próximo las estaremos recibiendo.
Detalló que son alrededor de cien plazas, no son muchas y quisiéramos que fueran más, desde luego que va a quedar un déficit pero ya nos ayuda bastante que nos asignen cien, van a darse alrededor de tres mil 500 en todo el país.
Aseguró que las plazas que llegaron son de enfermería, quisiéramos que hubiera más de médicos pero no hay tantas, ojalá que nos lleguen cuatro médicos de perdido, también nos llegarán para personal administrativo.
Insistió en que faltan alrededor de 500 plazas de acuerdo con la más reciente evaluación que se hizo, esperemos que vaya disminuyendo, eso sería lo ideal aunque nadie está en lo máximo ideal, pero con eso que nos den y lo que tenemos estamos solucionando absolutamente toda la demanda de atención de la derechohabiencia
Sobre lo que aún está pendiente por hacer en Tamaulipas, refirió que recién regresó de oficinas centrales en donde sostuvimos una reunión en la que pedimos que se terminen dos obras pendientes en el estado, que son Victoria y Reynosa las cuales nos prometieron terminarla antes de que concluya la actual administración federal.
Se trata de remodelaciones de esas dos clínicas, en donde falta alrededor del 40 por ciento del proyecto original para ambas instalaciones, no hay nada inconcluso pero sí lo planeado está incompleto.

Martin Gallegos / Cambio.Press