Agencias.-   Los hombres del colombiano Osorio no solo vencen, sino convencen y ya se comienza a ver a la selección azteca como una de las aspirantes a ganar Rusia 2018.

Con dos goles, uno de penalti en el minuto 25 marcado por Carlos Vela y otro en el minuto 65, de preciosa factura de Chicharito, México manda en el Grupo F y si Suecia vence o empata frente a Alemania el ‘Tri’ podría certicar este sábado su pase a segunda fase de Rusia 2018.

Son Heung-min recortó para Corea del Sur, ya en el descuento, con un 2-1 que da muchas alas a México.

 

 

 

Arrancó jugando con poderío México, teniendo un par de ocasiones a base de tiros de esquina en los primeros minutos.

Corea del Sur dio el primer susto en el minuto 12, aunque ‘Chucky’ Lozano se interpuso para evitarlo, jugándose el tipo. Lo volvieron a intentar en el minuto 21, pero la capacidad de sacricio de los jugadores de México impidieron a Son marcar.

La más clara de México llegó por un pase de la muerte no concretado por poco.

La mano clarísima de Jang, sin discusión ni VAR, el segundo penalti en Rusia 2018 contra los

surcoreanos, propició el primer gol de México marcado por Carlos Vela en el minuto 25.

Vela dedicó su gol a su abuelo, fallecido recientemente.

Corea del Sur, más abierta y arriesgando, según prometió el técnico surcoreano Shin-Tae Yong,

dado que solo le servía ganar, dejó más espacios que supo aprovechar bien México.

En el segundo tiempo con una Corea del Sur más correosa, México a través de Layún y Lozano

comenzaron a llevar peligro a la meta de Cho Hyun-woo.

Varias veces se entonó el ‘Cielito lindo’ en el Rostov Arena, con una hinchada mexicana entregada.

Memo Ocha salvó a México en un par de ocasiones de Moon y Ki en dos tiempos,

manteniendo su portería a cero, nada fácil en una Copa del Mundo.

Corea del Sur comenzó a mover su banquillo, entra el ‘Messi’ surcoreano, Lee Seung-woo, por

Ju Se-jong. El segundo gol llegó gracias al contragolpe de Hirving Lozano, tres para dos, cede a su izquierda, donde recoge Javier ‘Chicharito’ Hernández, que recortó y sentó a un defensa y disparó a gol, para que el Rostov Arena pareciera el Azteca.

Corea del Sur estuvo a punto de marcar, por un error de la zaga mexicana en el minuto 75, donde Lee no supo venir y aprovechar el regalo.

Son Heung-min recortó para Corea del Sur, ya en el descuento, poniendo algo de emoción a los últimos dos minutos del añadido. Y así acabó el encuentro.

Desde Estados Unidos 1994 México se queda en octavos de final y ahora con juego, mentalidad y sacrificio están ilusionando a todo un país.

En la previa del partido el técnico surcoreano Shin-Tae Yong decía que el clima reinante en

Rostov del Don iba a jugar a favor de México, pero apenas comenzó el encuentro sus jugadores se olvidaron de temas meteorológicos para meterse de lleno en el partido, conscientes de que se juegan la vida.

Por su parte Son Heung-min dejó claro que para poner tener algo que hacer contra

el ‘Tri’ debían jugar como si hubiese 12 en el campo, pero no les bastó para amedrentar a México.