Cavilando en el trono / ¿Qué necesita Victoria?

Para que el ayuntamiento de Victoria, funcione como tal, es necesario que se cumplan diversos factores, no se trata solo de la suma de voluntades de la ciudadanía, o que la recaudación de impuestos se incremente anualmente.

Es de suma importancia, que los representantes sociales cumplan con el cargo encomendado por el mandato popular, y que sean estos los que configuren la sociedad en la que habremos de convertirnos por lo menos en los próximos tres años, además de sentar las bases para que una nueva administración continúe con los destinos de una ciudad.

Aquí es donde nace la pregunta…

¿Porqué son mejores algunas ciudades de otras?

Cuestión que por sí misma es muy válida, pero que está mal aplicada, nuestro sistema al ser capitalista depende por sí mismo de fomentar la inversión de economía para el incremento de plazas laborales que a la postre traerán consigo bonanza para el trabajador y su familia.

Bajo esa misma premisa, entendemos que una ciudad es mejor que otra por qué produce más plazas de trabajo para sus ciudadanos y el poder adquisitivo que viene con el salario ocasiona que se crea que una ciudad es mejor.

Dentro de las exigencias que una ciudadanía u sociedad tiene para sus representantes regularmente son las mismas, seguridad, trabajo, educación, servicios públicos, etcétera.

Pensemos entonces quienes son los responsables de garantizarnos estas exigencias, son nada más y nada menos que los representantes que nosotros mismos elegimos en los pasados comicios electorales.

Es decir será Xicoténcatl González Uresti, será el encargado de resolver las exigencias de la ciudadanía victorense; sin embargo existen otras aristas que aún no tenemos en cuenta, como deja la actual administración las arcas de la ciudad, y es que para ponerlo en contexto, como bien lo dijo el ex alcalde de la capital Fernando Méndez Cantu.

“Yo por eso manejo con cuidado para no caer en un bache”.

¿O ya se nos olvido?.

Ese es el común denominador de la presente administración local, mostrarle a la gente que se está trabajando, en pavimentar las calles, por qué si bien recordamos, ese era el tema hace tres años, como ahora lo es la falta de agua en la ciudad.

El reto para el nuevo gabinete será el realmente escuchar a la ciudadanía y no hacer las cosas por capricho, si no por obligación.

Es difícil entender, cómo no se ha pensado en algún proyecto de captación de agua eficaz para las necesidades de esta creciente urbe, sin embargo los impuestos si son cobrados sin retraso, las facturas llegan y cada vez más altas en su costo.

En nuestra capital, no podemos pensar en resolver siquiera las necesidades y los reclamos de la ciudadanía en materia de seguridad, trabajo, educación, servicios médicos. Por qué ni siquiera hemos sido capaces de resolver nuestras necesidades primarias, como los son los servicios públicos, eso pensando como sociedad y de que somos capaces de llevar a casa el dinero suficiente para vestirnos y comer, dejando a un lado el creciente número de personas sin trabajo estable en la capital del estado.

¿Cómo podemos ser una mejor ciudad? O una mejor sociedad, si nuestros representantes no han sido capaces de garantizar el flujo del vital líquido, ese que por años nos aseguraron que siempre tendríamos.

¿Como podemos pedir seguridad, empleo, seguro, educación? Si no tenemos agua en nuestras casas, ni para lavar trastes, la inseguridad sigue siendo un tema en la agenda, la falta de trabajo crece cada año en la tasa porcentual, y en el bolsillo ya no queda para darles un lujo de vez en cuando a nuestros familiares.

Por eso querido lector, cuando piense en sus autoridades y exija, hágalo con la convicción de que usted paga sus impuestos para que se garantice el abasto de líquido, mínimo para que nuestros representantes busquen soluciones a corto, mediano y largo plazo.

El discurso político de que el cambio está en nosotros, es válido hasta cuando la autoridad sea garante en sus obligaciones, es bueno que cada quien trate de ser mejor en su día a día, pero acaso, ¿Eso le va a garantizar el abasto de agua en su colonia? ¿ser mejor mañana le asegurara un plato de frijoles y tortillas a su familia?, el empleo y prestaciones son la base de cualquier hogar dentro de una economía capitalista, pero también lo son, los servicios públicos y políticas públicas que coadyuven con la ciudadanía.

Es por eso que, cuando un regidor es acusado de presunta violación de una menor de edad, usted debe exigir que los mecanismos y las autoridades apliquen todo el peso de la ley si es que es comprobado por la autoridad competente, luego de que las investigaciones concluyan.

Debemos de entender, que tanto a usted como a mí nos están faltando el respeto como ciudadanos, pues fue usted quien con su sufragio le dio su cargo a un funcionario público.

Tenemos que exigir como ciudadanos y como sociedad el querer estar mejor, exigir a nuestros representantes cuentas claras, ser más introspectivos y tener empatía, cierto, pero también exigir políticas públicas acordes a las necesidades de la sociedad y no un tren que va a servir de poco o nada si no tenemos agua en la casa o dinero para comprar un boleto.

Es así y en todos los temas importantes de nuestra sociedad que debemos exigir, así como a quienes elegimos para representarnos, de otra manera seguiremos como sociedad, perdiendo años, mismos en los que no ha pasado nada más que tapar el sol con un dedo.

¿O usted qué le parece?