Cd. Victoria.- La última vez que el droide recorrió las calles de Ciudad Victoria, Tamaulipas, para la integración del mapa 3D fue en el 2009; no hubo más.

Hasta ayer, el “Street View” de Google Maps, continuaba obsoleto; la avenida Tamaulipas de Ciudad Victoria no se ha remodelado, y no solo aquí; es en la mayoría de las Ciudades del estado.

Desde ese año; Google no visita Tamaulipas porque su violencia les da horror, asegura en entrevista exclusiva para Cambio.Press, Margarita Tinietch Rows, Directora de Planeación Tecnológica de Google Inc. para México.

“Así de simple, es un hoyo negro, nadie nos garantiza que nuestro vehículos droides puedan estar protegidos ante tanta delincuencia asegura” dijo textualmente.

El año 2009, fue el último que vivió Tamaulipas en una paz relativa; en el 2010, el Cartel del Golfo y su brazo armado; Los Zetas, se enfrascaron en una sangrienta batalla que repercutió en más de la mitad del país y que hundió a nuestro estado en la más densa violencia.

De ser una ciudad apacible, considerada por la clase empresarial, como de descanso, Ciudad Victoria pasó a ser una de las más violentas a nivel mundial. Reynosa, vino a convertirse en un escenario de guerra aún vigente.

Tamaulipas vino a ser cuna de sucesos tan lamentables como las fosas de San Fernando, la guerra entre carteles en Reynosa en la que murieron al menos mil personas en el primer día de conflicto.

La situación se degradó y se crearon “zonas de silencio” en la que los asesinatos, secuestros, desapariciones, todo tipo de violencia, quedó oculta al ser ignorada o permitida por el Estado, y que ha dejado, extraoficialmente, más de 200 mil personas afectadas.

La situación es tal, que hoy se continúa en las mismas condiciones pese a las inversiones estratosféricas de parte del Estado para tratar de contener una violencia que parece no tener fin.

Otras ciudad que también mantiene imágenes del año 2009, es Damasco, en Siria, el país que ha sido destruido a causa de una guerra que mantienen las fuerzas aliadas de los Estados Unidos, Rusia, contra la organización terrorista islámica, Isis.

Demis Santana / Cambio.Press