Reynosa.- El 12 de Julio, medios locales mostraron, que en calles como Adriana, Aida, Reforma Urbana y Presa del Azúcar cercanas al Libramiento Oriente había tapetes de lama con mosquitos e inundaciones que superaban los 30 centímetros de altura, dos meses después la situación no ha cambiado, y por el contrario el problema ha crecido.

Ahora la corriente de agua está más alta, la lama ha alcanzado las banquetas y los moscos, larvas ó libélulas se han apoderado de las vialidades. “La corriente baja de manera natural con el paso de los días pero la verdad como ha seguido lloviendo el agua estancada se hace más grande” mencionó Laura, habitante del lugar y afectada.

Salir de su domicilio es todo un rato, ha colocado ladrillos para caminar sin mojarse los pies, varias de sus vecinas han optado por salir con bolsas amarradas.

Utilizar sus vehículos para ir a trabajar es un imposible por el temor a quedarse varados entre el lodo.

Raúl Martínez es otro inconforme que asegura que la inundación es provocada por la negligencia de las autoridades quienes pavimentaron de manera aleatoria las colonias, dejando material de construcción en la zona que ahora se llena de agua. “Desde hace varios años cuando se fundo la colonia comenzaron con pedazos para evitar estos charcos pero nunca terminaron y quienes nos vemos perjudicados somos nosotros porque estamos en la zona más baja, aquí llegan todos los residuos”.

Mencionó que los camiones recolectores de basura tampoco pueden llegar, por lo que sus desperdicios son llevados a botes de vecinos cercanos.