José Garza Rodríguez lo rentó a los Rocha un millón de pesos al mes, aseguró Fernando Garza Rodríguez, su hermano; ‘si mi padre y mi madre estuvieran vivos, se nos infartan’, agregó

La Casa Real, ubicada sobre la avenida Morones Prieto, en Guadalupe, dejará de funcionar como salón de eventos y se convertirá en un casino más de Raúl Rocha Cantú, dueño del Casino Royale.

José Garza Rodríguez, propietario del inmueble, lo rentó a los Rocha por una mensualidad aproximada de un millón de pesos, aseguró Fernando Garza Rodríguez, su hermano.

Era una propiedad familiar que mi padre la compró en el 2002 o 2003. Se compraron tres hectáreas ahí en dos cuadras. Mi papá (José Garza Garza) falleció hace dos años y mi hermano José en alguna medida se ha quedado con esa propiedad.

Si mi padre y mi madre estuvieran vivos, se nos infartan y se nos vuelven a morir, porque mi hermano José lo rentó para un casino y ese no era el objetivo. Me dicen que con un tal Rocha, dueño del Casino Royale”, dijo.

Según su versión, este contrato se firmó en la notaría pública del exdiputado local, Gabriel Tláloc Cantú, quien tuvo a José Garza de suplente en la pasada Legislatura.

Se buscó a Cantú sin encontrarlo. Hasta ahora, la familia Garza Rodríguez se había dedicado a la educación, impulsando la Universidad Alfonso Reyes.

Para Fernando, la apertura de un casino rompe con los principios de negocio que les inculcó su padre.

Hay 50 personas trabajando, pero ya no son de mi hermano, son personas externas, porque no conozco a nadie. Ahí no se hubiera concebido nunca un casino”, explicó.

Además, señaló, enfrente del casino se abrirá un motel. Siete años después del atentado que dejó 52 muertos, Rocha sigue obteniendo permisos para la apertura de nuevas casas de apuestas.

Para Samara Pérez, vocera de los familiares de las víctimas de la tragedia del Royale, la apertura de un casino más de los Rocha no es ninguna novedad.

Nosotros teníamos conocimiento que en enero del 2012 adquirió seis casinos más, a escasos cinco meses de que ocurriera la tragedia. ¿Cómo Gobernación otorga permisos a alguien que tiene esos antecedentes?

Es un hecho de corrupción e impunidad impresionante. Que vaya a abrir otro no impresiona en nada, vivimos en un sistema corrupto, máxime que el mismísimo permiso del Casino Royale sigue en vigencia”, lamentó.

Al respecto, José Manuel Guerrero Noyola, el “Padre Chema”, sacerdote que oficia las misas en memoria de las víctimas, consideró que hace falta una mejor regulación de los casinos, sobre todo si éstos llevan la marca Royale.

Yo pienso que los casinos debieran reglamentarse más. Porque siempre son un lugar de peligro, tenemos el tema del Casino Royale, deberían ser más exigentes con los permisos y medidas de seguridad, son un peligro latente”, comentó.