Desliz / CEAV; La casa de los alfileres

0
491
Gildo Garza Presidente del Consejo de Administración de Cambio de Tamaulipas, Periódico y Portal de Internet. Reportero y colaborador en CAPITAL Noticias, REFORMA CDMX y otros medios internacionales y Nacionales.

La ciudadanía mexicana sufre de una crisis humanitaria, la cual se origina desde la sangrienta guerra del ex presidente panista Felipe Calderón Hinojosa.

Los costos de la guerra iniciada en 2006, se siguen pagando. La primeras cosechas de su encarnizado y brutal gobierno, dieron como estadística más de 160 mil muertos y desaparecidos.

Todos ellos, hubiesen sido, delincuentes, y no, dejaron deudos.

En aquellos años cuando todo era constreñimiento y crueldad, nace El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad el 28 de marzo de 2011, luego de que Juan Francisco, hijo del poeta Javier Sicilia, y sus amigos Gabriel, Julio y Luis, fueran asesinados en Temixco, Morelos, con dos adultos que los acompañaban.

En 2013, después de la barbarie y los baños de sangre se aprobó la Ley General de Víctimas, cabildeado y realizada por un grupo de activistas y víctimas, de entre las cuales destacó Eliana García Laguna, activista y defensora de derechos humanos. Entre movimientos, empujones sociales y patadas del sistema, se logró la activación de la ley, y la creación de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, para esto el senado mexicano, elige a siete personas que llevarían las riendas de la CEAV, como un organismo público descentralizado con la mayor independencia que pudiera tener una secretaria en pro de ayudar a las víctimas con bases en la justicia transicional (verdad, justicia, reparación integral y no repetición).

Desde un inicio, comenzaron los vicios del sistema, adueñándose de él; Enrique Peña Nieto, traicionó a las víctimas, polarizado y violento el procedimiento legal para la designación de un Comisionado Nacional para la CEAV. La primera discusión de sus integrantes, versó, en cuanto iban a ganar, y con ello, marcaron la tónica para la gestión negligente y decepcionante. Se basaron en el modelo burocrático, de la misma Secretaría de Gobernación, y así dejó de ser autónoma la CEAV.

Por ella han pasado, los más hambrientos burócratas que se han escudado en la necesidad de las víctimas para causar casos de revictimización tan grandes, que deberían ser juzgados en la Corte Internacional de Justicia “Haya”, o mínimo atraer las voces de las asociaciones en pro defensa de víctimas; sin embargo, ya muchas OPDH han sido cooptadas ofreciendo trabajos dentro de la ceav, como consultores o acomodando amigos y compadres para que se guarde silencio.

La Ley General de Víctimas y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, ha fallado.

Cambio a partir de el acomodo de pseudo defensores de derechos humanos y burócratas que han visto solamente el precio de las víctimas, como un falso positivo más. Se repiten diariamente los esquemas de indiferencia, desprotección, abandono de las víctimas y hasta justicia selectiva.

Hoy a horas de la selección del o la Titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, nos cuestionamos como tales:

La persona que quede como titular de la CEAV ¿Podrá operar sin recursos suficientes para atender filas de victimas y victimas?

¿Podrá exigir y juzgar a todas las autoridades desde asesoría jurídica federal; a todos los agresores, sean funcionarios, gobernadores y fiscales?

Imagine todo esto mi querido y caro lector, en un entorno de una secretaría de estado sensible, sin presupuesto y sin señales de una férrea voluntad para rescatar a los ideales, que iniciaron la CEAV, de la propia Secretaría de Gobernación, la cual ya está viendo cómo hincarle el diente, dentro de los recortes estipulados y famosos de la cuarta transformación, subordinado los dictados de hacienda, que quien quede, será el responsable de la política pública de abandono, maltrato y humillación a las víctimas que ha existido desde su instalación y estará sujeto a cumplir todas las órdenes de quien controlan las políticas del presupuesto en el país.

¿Villanueva, Pamela y Perseo?

Imagine usted que se registraron 26 personas a ocupar el cargo. Solamente de esos apuntados y apuntadas, 18, no deberían seguir en la función pública por la cantidad de horrores y desastres que han cometido con las víctimas.

Roberto Villanueva Guzmán, “el señor de los gorros” , emanado del grupo de Javier Sicilia y apoyado por la Senadora panista Kenia López Rabadán (Quién se la pasa mas en actividades panistas, que de defensa de derechos humanos), para tapar los fraudes y corruptelas del antiguo comisionado Jaime Rochin.

Villanueva, entre todas sus virtudes ha coaccionado cientos de fraudes y descapitalizo por varios años distintos fondos de apoyo y protección a víctimas, lavando y mal operando los recursos para favorecer a la subsidiaria RCU Sistemas S.A. de C.V. representada por Israel González León, que otorga las medidas de protección para los periodistas y defensores de derechos humanos, además de ser asesores de seguridad en más de 19 estados de la República Mexicana.

A Villanueva, se le vinculó en una auditoría interna, de ser el responsable del faltante de más de 32 millones de pesos y la negligencia, abandono y responsabilidad en al menos 4 muertes de defensores de derechos humanos y periodistas. Esto sin contar que en el 2017, oculto el fondo de apoyo para periodistas por más de 10 millones de pesos, que serán utilizados para la implementación de medidas emergentes en casos de riesgo a personas periodistas, sin embargo. Existen denuncias de más de 5 periodistas, que fueron sacados de hoteles y refugios porque Roberto Villanueva Guzmán, no subrogo los gastos.

Villanueva y otro colaborador de apellido Carmona, dejaron 12 millones de adeudos por la falta de comprobación de lo que daban a víctimas en 2016 y aproximadamente hasta octubre de 2017 que se realizaron cambios en asesoría jurídica federal, donde la actual comisionada de búsqueda, Karla Quintana, se hizo cargo (vía transparencia se pudo constatar de montos de gastos no comprobados de las medidas de ayuda inmediata y atención para pasajes, alojamiento y viáticos, que eran doblados y muchas veces no comprobados a la empresa RCU y a agencias de viajes).

Para diciembre de 2017 La CEAV tenía una deuda de varios millones con RCU, porque Villanueva no entregó las comprobaciones durante casi todo el 2017, por eso se suspendieron las despensas y alimentos, así como refugios a las víctimas, ya que el arreglo de villanueva con RCU, era a crédito de palabra.

Casos emblemáticos del abandono de la CEAV, fue el de un bloguero del estado de Baja California, un empresario de medios y publicidad de Quintana Roo y un locutor de radio comunitaria de Morelos, así como el de la activista María Araceli García Carrasco ex directora de Colibrí.

Y así otro de los personajes, estampados en corrupción es el de Perseo Quiroz, quien antes del inicio del mecanismo de protección a personas defensoras de derechos humanos y periodistas de segob, fue el primer contacto de la empresa RCU Sistemas además de estar vinculado directamente a Genaro García Luna.

Y dejó un desastre en Amnistía Internacional México cuando la dirigió

Y la doctora Ana Pamela Romero Guerra, continuacion del desastre de Villanueva y Rochin, a cargo de asesoría jurídica federal.

¿Entonces quien para la CEAV? de los 26 registrados, 18 están manchados.

¿Las víctimas que dicen?

¿Alejandro Encinas, a quien le hará caso?

DEJA UNA RESPUESTA