Reynosa.- Durante esta semana se registró el primer caso de vinculación en lo que va del año de un indigente con sus familiares en Reynosa. Tras más de cuatro meses de búsqueda exhaustiva, finalmente Clemente Osorio, de 30 años, se reencontró con su madre, tíos y hermanos, quienes viajaron desde Veracruz para hacerse responsables de él.

Los hechos ocurrieron en la Casa del Indigente de esta ciudad fronteriza, a donde Osorio había llegado en varias ocasiones, luego de haber enfrentado un problema laboral y de consumo de drogas, con un aspecto descuidado, inconsciente y sin información de su paradero.

Alfonso Sevilla Peña, titular del inmueble explicó.

«El había viajado a Reynosa para trabajar en una maquiladora, reportó que se sentía mal aparentemente porque fue drogado por algunos vecinos, entonces sale de ahí, se va a las calles y lo canalizan con nosotros, hicimos algunas gestiones con diversos estados y nos contactaron los familiares, pero cuando íbamos a hacer el encuentro, él escapó».

Un par de días después se recibió la notificación de que era cuidado por vecinos de la colonia Ferrocarril Poniente, quienes lo alimentaban, por lo que se solicitó la intervención de Protección Civil y Bomberos para llevarlo nuevamente al albergue y que así se garantizará su permanencia.

Los familiares fueron notificados, se procedió a realizar los correspondientes estudios médicos, comprobante de documentos y exámenes psiquiátricos para garantizar que podía irse con sus familiares, con los resultados positivos, el pasado jueves el encuentro llegó.

«La familia nos había enviado fotos y si coincidían, para su encuentro nos encargamos de bañarlo, cortarle el cabello, darle ropa, comida, cuando llegó su tío junto con su primo no lo podían creer, es una labor muy bonita, de altruismo la que realizamos, justamente por esto, por unir a las familias».

Actualmente, Osorio se encuentra bajo los cuidados de su madre y el resto de sus familiares.

DEJA UNA RESPUESTA