Ciudad de México.- Con el conocimiento de que la realidad del país ha cambiado en materia de seguridad pública, al interior del Subsistema Nacional de Seguridad Pública, Procuración e Impartición de Justicia en el mes de septiembre se realizó la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), con el cual se renueva la denominada Encuesta Continua de Seguridad Pública (ECOSEP), que desde abril de 2009 venía realizando el INEGI.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada por el Inegi en la primera quincena de septiembre de 2019. Durante este reciente mes, el 71.3% de la población de 18 años y más consideró que vivir en su ciudad es inseguro.

Sin embargo la constante de la violencia quedó revasada ya que el 83% de la población de 18 años y más identificó durante el levantamiento de informacion las problematicas existentes en su ciudad, siendo baches en calles y avenidas el de mayor frecuencia a quedando en segundo la delincuencia con 64.4%.

Asimismo, entre las constantes tenemos que la percepción de inseguridad sigue siendo mayor en el caso de las mujeres con 75.9%, mientras que para los hombres se ubica en el 65.8 por ciento.

La novedad, a partir de junio de 2019, es la estimación sobre el porcentaje de personas que fue testigo o escuchó sobre el robo o venta ilegal de gasolina o diésel (huachicol) en los alrededores de su vivienda. De igual forma, ahora se estima el porcentaje de población que identifica a la Guardia Nacional y se evalúa la percepción sobre su desempeño, así como el grado de confianza en esta nueva institución del Estado mexicano (76% le manifestó confianza).

En septiembre del 2019, el 33% de la población de 18 años y más, residente en las ciudades de interés, consideró que en los próximos 12 meses la situación de la delincuencia en su ciudad seguirá igual de mal. Por otra parte, 26.4% de la población refiere que la situación empeorará en los próximos 12 meses, lo que representa un cambio estadísticamente significativo de 1.3 puntos porcentuales respecto de septiembre de 2018.

El porcentaje de la población de 18 años y más que consideró al gobierno de su ciudad como “muy o algo efectivo” para resolver los problemas más importantes fue de 26.8% a nivel nacional. Las ciudades con mayor porcentaje en dicha percepción fueron: Piedras Negras (56.9%), Saltillo (51.8%) y Mérida (48.1%). Mientras que las ciudades con menor porcentaje de percepción de efectividad para resolver problemas fueron: Ecatepec de Morelos (7.1%), Naucalpan de Juárez (12.7%) y Tijuana (13.1 por ciento). Aguascalientes presenta un porcentaje del 35%, indicador superior al presentado por ciudades vecinas como León (28%), Zacatecas (25%), San Luis Potosí (19%), Guadalajara (31%) y Querétaro (28%).

Los que son importantes son los conflictos o enfrentamientos que frecuentemente se tienen entre vecinos, derivados de problemas de convivencia. Durante los últimos tres meses, siete de cada diez encuestados reporta haberlos tenido, lo que representa una cifra importante que refleja faltar a una recomendable política de buen vecino.

La Agenda 2030 marca como necesario:

Es menester llevar a cabo un cambio cultural a través del sistema educativo que desnaturalice las violaciones sistemáticas de derechos y desmonte todas las expresiones de violencia y discriminación.

Es necesario evolucionar hacia una concepción de la seguridad ligada al desarrollo humano, dentro de la lógica de la prevención y la protección, que sitúe al ser humano en el centro.

Desde esta visión se entiende la seguridad de las personas en dos dimensiones: la libertad respecto a las necesidades básicas (siendo éstas cubiertas) y la libertad respecto al miedo a ser víctima.

Por ello es que alineado con la Agenda 2030, el sistema educativo, público y privado, en todas sus fases, debería fomentar una ciudadanía consciente, responsable, comprometida con la promoción de los bienes públicos globales, los derechos humanos y la sostenibilidad del planeta.

DEJA UNA RESPUESTA