Desliz / Díaz Durán y los compinches de Geño

Alejandro Rojas Díaz Durán, personaje obscuro, tardío y corto, quien como segundo del Senador Ricardo Monreal, asiste a Tamaulipas en la enésima ronda de consignas hacia el gobierno panista, en su cruzada milenaria entre izquierda y derecha, incrementando el discurso de polarización.

Asistió a unas reuniones en Nuevo Laredo, para cuerpear a Carmen Lilia Canturosas Villarreal, en su ignaro esfuerzo de sentirse diputada.

Después del apiñamiento en un bar de la ciudad, grabaron un vídeo ensuciando el monumento a los fundadores de Nuevo Laredo, el cual significa la libertad de un pueblo trabajador al pelear su territorio en la figura del padre que empuña en su diestra una bandera y la actitud que muestra la familia, hace pensar en el momento en que después de cruzar el río Bravo, pisan suelo mexicano, está orientado hacia el sur.

Bocazas Díaz Durán, habla de quitar el control del Fideicomiso del Puente III; y a menos de que puedan modificar la Constitución del Estado de Tamaulipas, seguirá de bocón en vídeo. Peleando recursos económicos mientras Nuevo Laredo arde en inseguridad sin que su Diputada local haga lo que le corresponde.

Querido y caro lector, dicho subsidio no es de uso federal, además de que no se encuentra regido dentro de algún estatuto. Es para la operación neta del puente III en Nuevo Laredo, que MORENA no lo engañe.

La federación es la culpable del incremento de la violencia en la frontera por el olvido institucional, al quitar de las calles a la milicia.

Allá no sirven los abrazos.

No es Culiacán.

El perverso libanés, continúa jugando con la mentalidad del pueblo tamaulipeco, quien sigue azotado por la violencia en aquella región y por el mismo juego de las familias políticas ahí enquistadas.

Alejandro, habilidosamente aprovecha el vacío y el olvido de la federación hacia la gente bien nacida de nuevo laredo en su afán de posicionar nuevamente la figura del ex alcalde Carlos Canturosas Villarreal, quien logró posicionar a su hermana dentro de una curul local, sin el más mínimo discernimiento de lo que hace un legislador. Solamente va de relleno y a simular.

Díaz Durán, desde el 2006 ha tenido amistad con estas y otras familias enlazadas a poderes fácticos no meramente políticos. Los cuales han llevado las decisiones por presionar a la ciudadanía ante crisis expuestas como la violencia o recesiones de consciencia o de libertades.

En el 2006, inició negociaciones con la bandera de secretario de turismo del gobierno del Distrito Federal, firmando en aquel entonces con Javier Villarreal Terán por instrucciones de su compinche Eugenio Hernández Flores en el “Club Campestre Ribera del Bravo” donde los libaneses agarraban sus turcas junto a Marcelo Ebrard Casaubon, de quien existen fotos con algunas armas cuando iban de cacería.

Geño, tenía total interés de negociar con el Gobierno del Distrito Federal un convenio de participación para proyectar al estado en el rubro turístico, mientras posicionar su imagen a nivel nacional, preparando su sueño de ser un gran empresario turístico en la Riviera Maya.

Hoy esta preso. Y con cientos de huérfanos apoyando a Díaz Durán y a Monreal.

En aquel entonces, Geño dio la instrucción a los operadores de comunicación social y asesores de consentir mucho al ahora Senador Suplente con licencia del ex priista Ricardo Monreal.

Y así como siempre hay un tweet, dentro de los archivos e investigaciones también hay firmas del interés y el cariño que recolectó con los ex priistas Canturosas y los Villarreal, entre otros compinches.

Y este humilde escribano, aunque exiliado, de Tamaulipas por el panismo, tiene memoria y archivos.

A chambear.

@gildogarza

DEJA UNA RESPUESTA