Agencia Portátil

Ciudad Victoria, 13 de enero.- La costumbre de sembrar sorgo y maíz en el norte del Estado, crea una resistencia de parte de los productores de Tamaulipas para reconvertir sus cultivos a especies que son  más rentables y que demandan menos agua, como la sábila o la soya.

Ariel Longoria García, Secretario de Desarrollo Rural, señalo que sin embargo, cuando menos 450 mil hectáreas de la zona norte de Tamaulipas son de temporal y dependen de que llueva.

Pero el secretario de Desarrollo Rural aseguró que se han insistido con los productores de dicha zona para que hagan una reconversión de cultivos, aunque se niegan porque ya son muchos años los que tienen sembrando sorgo y maíz.

“Hemos estado tratando de hacer una reconversión de cultivos, sobre todo en el norte del Estado, en 450 mil hectáreas de temporal que son las áreas más difíciles. Hemos visto que en algunas partes la soya ha tenido buen impacto”, refirió.

Sin embargo sostuvo “pero ante tantos años de una cultura sembrando sorgo y maíz, lógicamente un poco difícil que la gente del campo pueda tomar esa decisión”, dijo.

Longoria García dijo entender la incertidumbre de los productores a experimentar con otros cultivos “sin embargo seguimos trabajando, esperamos que en este 2020 crezcamos otro poco en lo que viene siendo el cultivo de soya, para que la gente se dé cuenta de lo que puede pasar a la hora hacer una rotación de cultivos y tener una mejor producción”.

El funcionario precisó “creo que, si empezamos a generar otro tipo de cultura, a cambiar la visión que se tiene sacar a la gente del Estado del confort que se encuentra sembrando sorgos y maíz”.

Puso como ejemplo que el ciclo 2018-2019, fueron cosechadas más de mil toneladas de sábila en el valle de San Fernando, lo que deja rentabilidad a los productores para enfrentar sus diferentes compromisos.

DEJA UNA RESPUESTA