Desliz / Aquí está Gildo…

Haciendo referencia a lo publicado por el maestro Carlos Marín hace casi un mes en los más de 700 mil diarios impresos y circulados en todo el país.

Y de paso en «La mañanera» con información falsa difundida por Marco Antonio Olvera y sus amigos del medio propagandístico Sin Línea y otros 4 más.

«La mañanera» es un ejercicio democrático. Ya en la mezcla de periodistas los cuales tienen el conocimiento de lo que es la ley de prensa e información realizan consultas para comunicar ideas a la ciudadanía aunque sean mensajes velados.

Por otro lado, existen aquellos que buscan ser protagónicos y tomados en cuenta por alguna cuestión que pueda salvar una pregunta incómoda. Ellos sin el conocimiento de lo que es realmente el periodismo se fletan a interrumpir la educación de un país dividido en diversos odios y diversos colores.

La hostilidad que se ha representado en ese escenario ha obligado al discernimiento de la sociedad pensante a comprender realmente cuál es el periodismo de investigación y cuál la comunicación de campaña o propaganda. ¿Cuáles son las cuestiones de informar y cuáles las de proyectar?

Eso es un mal para México, por lo que lo sigue siendo un país dormido.

Hoy por la mañana un reportero de un prestigiado rotativo nacional me cuestionó por las situaciones vividas hace algunos días en torno a una designación que tenía que ver con la cuestión de la defensa de los derechos humanos en México y por que no acudía a las mañaneras.

Las víctimas queremos ser escuchadas, no queremos un papel de protagonista.

Si viene cierto que en mi experiencia no tengo la de ser abogado, creo que solo me faltaría la cédula para poder realizar escritos y amparos para los juicios de por lo menos una treintena de compañeros víctimas a los que he apoyado sin nada a cambio durante 2 años y meses. (Sin faltarle el respeto a los abogados).

Aun recuerdo que a uno de los que me atacó con infundios, hasta a su refugio llevé a Patricia Colchero Aragonés, ex titular del Mecanismo de Protección, para que no fuera corrido arbitrariamente junto a sus hijos y esposa, perro y gato.

El derecho a la vida segura no tiene nada que ver con la imagen del lucro y del servilismo periodístico para poder conseguir una dádiva o convenio publicitario que te permita decir que eres una persona triunfadora. Creo que es mejor tener un convenio publicitario por la cantidad de lectores que creen en tus palabras cuando escribes algo de interés y de relevancia para la población y no por caer de casualidad en esto después de defraudar personas y extranjeros vendiendo propiedades en Quintana Roo.

Respecto a las campañas y la guerra sucia hacia mi persona son dos claves.

La primera que no tiene que ver con un ejercicio periodístico ya que fueron sin sustento con material privado, editado y fuera de contexto y tiempo, condición que ya están viendo las autoridades ya que se dio parte a 3 estructuras legales nacionales e internacionales.

La segunda y la más grave, es que atentaron contra una víctima del estado mexicano en un experimento que afectó tanto al periodismo como al rubro de las asociaciones de la sociedad civil, por exponerse como buitres ante un puesto administrativo el cual procuraba para todos un apoyo anímico por mi calidad de víctima y por saber las reales deficiencias y precariedades de las instituciones en México.

Nadie lo vio venir… La envidia pudo más.

Hace 3 días, declarando al New York Times, señalé que no existe enemigo peor de las víctimas que las propias víctimas y quienes supuestamente los defienden por encontrarnos en un mercado de asociaciones, unas que reciben más de 30 MDP al año para hacer 4 cursos de supuesta protección para periodistas y se pagan sueldos de 70 mil pesos mensuales.

Vivimos en un México en el cual solamente en 2019, más de 3200 compañeros fueron agredidos, donde existieron 122 desplazados de sus estados por la violencia del estado y por la represión de sus gobiernos. Hubo 15 asesinatos que a la fecha ya se olvidaron por que es muy importante decir que «ya fue suficiente» o pedir a Santiago Nieto investigaciones ridículas cuando las agendas y prioridades del país son otras.

Estas cifras nadie las tiene ya que las asociaciones a veces se preocupan más por dar respuestas equivocadas a sus patrocinadores internacionales para que sistemáticamente crean que están haciendo una buena labor de defensa, protección y prevención hacia los ataques a la Libertad de Expresión.

He descubierto que en México, nada va a cambiar y que la simulación de las instituciones es más conveniente para que siga el mercado de víctimas.

Por ello se me dio la oportunidad de hacer algo que solamente la envidia, el ego y los infundios vieron.

Claro, por la naturaleza del puesto era más conveniente no tener a alguien que exigiera al Mecanismo de Protección de SEGOB, cuentas del dinero gastado e invertido en víctimas y en sus medidas de protección.

Obviamente pediría una exhaustiva auditoría de casos para saber quién lucra haciéndose pasar por periodista para ser beneficiado con escoltas, vehículos blindados y con departamentos de soltero en la ciudad de México, mientras en sus estados cobran cantidades industriales por sus empresas editoriales de poco tiempo de creación.

Ese fue mi pecado, lo que exhibió con inventos una guerra de parte de gobiernos afines, por medio de mercenarios.

Saben, aquí reza el dicho: “Lo que no te daña te hace más fuerte”.

Siendo sobreviviente a 7 atentados de diferentes grupos con todas las letras y un desplazado donde perdí un periódico diario impreso en Tamaulipas; lo que fabriqué un grupo de personas por intereses de abuso, no es importante. Ya eso se arreglará en los tribunales…

Gildo Garza es hijo de padres periodistas.

Gildo Garza aún no acaba, y si algo me pasara, México y Estados Unidos ya sabe de dónde viene.

A chambear.

@gildogarza

DEJA UNA RESPUESTA